• ¿HABÍAMOS pensado que la vasta red de venas y arterias de nuestro organismo tiene una extensión tal que con ella podríamos dar más de dos veces la vuelta al mundo? Sí, nuestro complejo aparato circulatorio cuenta con más de 90 mil kilómetros de tuberías para distribuir el alimento y el oxígeno por todo el cuerpo, y para expulsar las sustancias nocivas.

  •                 Así actúa Dios con nosotros. Solemos pedirle migajas de bendiciones, cuando en realidad él está planeando darnos mucho, muchísimo más. Nos dio la vida cuando nacimos, nos dio a Cristo para salvarnos, y ahora está haciendo los preparativos para llevarnos a su reino.