• Observemos una pequeñísima superficie de nuestro organismo, apenas un centímetro cuadrado de la piel del dorso de nuestra propia mano. De los tres kilogramos de piel que cubren todo nuestro cuerpo, ¿qué hay de llamativo en ese cuadradito para que nos detengamos en él?